Legend Of Mir HispaRed Online Game

La Leyenda de Holy Beach – Magic666

Al suroeste de Border Wall, se encuentra una de las playas con las aguas más cristalinas que pueden encontrarse hoy en día.

Esa playa se llama Holy Beach, cuyo nombre viene dado por la gran cantidad de taoístas que se hallaron muertos en sus costas hará ahora unos 200 años. Por lo que se sabe o según cuenta la leyenda, un navío en el que sólo viajaban taoístas tuvo un misterioso accidente y aparecieron a la deriva sin vida al cabo de unos días.

Cristalinas pero misteriosas aguas… esa es la leyenda que azota sobre Holy Beach, dónde los pescadores se niegan a echar sus redes por temor a que les pase lo mismo que lo que el pasó a ese navío hace dos siglos.

Por ese motivo, la gente no acostumbra a pasearse por esta zona, la cual ha sido víctima de una plaga de animales, que hace que sea una zona aún más “non grata” para los humanos.

Pero eso no es todo, hará cosa de cinco años, un mercader que cruzó el desierto para llegar a Border Village, pasó de camino por Holy Beach y encontró una especie de libro muy viejo, escrito con unas letras muy parecidas a las egipcias y con unas tapas de color marrón, que por el desgaste que aparentaba, tenía que ser un manuscrito antiguo perdido durante el naufragio.

El mercader, más conocido cómo Bill, lo llevó al viejo curandero de Border Village, que por la cara que puso seguramente no tenía ni idea de que era, y según cuenta el resto de la leyenda, Bill viajó hasta Bichon Wall para mostrarle a Jeff, el emperador del reino, el libro misterioso.

Bill fue recibido como un señor en el palacio del emperador, por todos es sabida la gran hospitalidad de Jeff.

Jeff al ver el libro, reconoció las tapas, había visto uno igual en Rivendel Town, en el templo de los maestros arcanos, eso sí el de Bill parecía más anciano, seguramente por la corrosión de la arena.

Bill sin más remedio que llevar ese libro a Rivendel Town se encaminó en su viaje, no sin antes descansar por cortesía de Jeff.

Una vez en allí tuvo que preguntar a más de un aldeano dónde estaba el templo arcano, pero al final llegó sin el menor problema.

Al entrar, un monje de escaso pelo en la cabeza, le recibió cortésmente y escuchó detenidamente la travesía que había hecho para llevar ese libro hasta allí. El monje, reconoció el libro y simplemente le dijo:

-Eso es un libro de hechizos, tenemos algunos aquí y estamos investigando para que sirven.

Bill, consciente de que de poco le serviría algo que nadie sabía que ponía ni para que servía, le dio al monje el libro viejo y se marchó de regreso a su casa.

¿Para que servía ese libro? Nadie lo sabe hoy aún, lo que sí está claro, es que si realmente estaba en el navío que naufragó hace 200 años, es que es muy valioso.