Legend Of Mir HispaRed Online Game

La Leyenda de DeathWinged, la Bestia Alada – maura

Jeremmy y su padre caminaban un día por la solitaria localidad de Gondor Wall, mirando sus alrededores y su paisaje fuerte como si se tratase de una pequeña fortaleza, hasta que de pronto se encontraron al frente de una enorme construcción hecha de ladrillos rústicos de épocas antiguas, temerosa de solo mirarla, Devil Temple era su nombre.

Se internaron en ella sin saber a que se aventuraban, grande fue la sorpresa cuando se encontraban en su interior e ir viendo cientos de cadáveres regados a sus pasos. El temor se apoderó de ellos, salieron huyendo.

Corrieron hasta localidades vecinas para pedir ayuda y saber que se escondía en el interior de tan pavoroso templo.

Formaron un gran grupo de cazadores, en total eran ocho entre guerreros, magos y curanderos, todos previstos de poderosas armas, hechizos y también vestidos con sus mejores atuendos para la ocasión, forjados por los artesanos del lugar.

Comenzaron a caminar resguardados por sus fieles mascotas para así repeler cualquier ataque que se les viniera por sorpresa. Tuvieron que librar grandes distancias destruyendo a su paso a fuertes criaturas que los envenenaban, los atacaban con fuego y petrificaban dejándolos inmóviles, hasta que después de un largo recorrido divisaron a lo lejos ya de otro gran camino una luz que brillaba, suponía sería una salida al encuentro de lo desconocido.

Grande fue la sorpresa al atravesar ese umbral, se veía una apacible llanura toda cubierta de verde y florida. Al avanzar se dieron cuenta que los comerciantes del pueblo tenían la razón, a cada paso que daban se encontraban con extrañas criaturas que les atacaban que serían según lo que decían los aldeanos quienes custodiaban la morada de alguna temible criatura más grande.

De pronto se siente el fuerte grito de un compañero, avisando que una gran criatura se le había aparecido de la nada, rápidamente y atemorizados fueron hacia él y quedaron asombrados de tan hermosa pero temible bestia.

Se paró frente a ellos, les dijo su nombre que aún se lleva guardado en la memoria de cualquier anciano del lugar: DeathWinged.

La belleza que irradiaba esta criatura era fenomenal, tenía la forma de un enorme pájaro, con sus alas y su cuerpo cubierto de unos colores radiantes, su altura impresionante pero lo que más los sorprendió fue que se movía incansablemente de un lugar a otro. Se reunieron todos juntos y comenzaron a forjar la manera de atacarle, le rodearon por todos los costados para que no tuviese tiempo a moverse siquiera, la batalla fue dura, los camaradas comenzaban a perder sus fuerzas, se libraba una ardua lucha en la que salieron victoriosos, recogiendo el botín que les entregaba su muerte.

Regresaron al pueblo para contar a los aldeanos la odisea vivida, agradecieron el que hubiesen vencido a tan temible monstruo; la tranquilidad volvía una vez más a la apacible localidad de Gondor Wall, un lugar solitario que fue abandonado años atrás al conocerse la existencia de la “bestia alada” como singularmente le llamaron.